HOME CONTACT LINKS PRESS / PRENSA / JOURNALISMUS Last actualized: November 15
th;
2016;  by Hubert Weber ©
WINES / VINOS / WEINE SPIRITS / SPIRITUOSEN / ESPIRITUOSAS CONSULTING
CUISINE / REZEPTE / BAR TOURISM / TURISMUS / TURISMO CULTURA / CULTURE / KULTUR
ALREDEDOR DEL VINO / ARROUND THE WINE / RUND UM DEN WEIN
WINE-PHILOSOPHY / PHILOSOPHIA ENOLOGICA / WEIN-PHILOSOFIE
  EINKAUFEN / WHERE TO BUY / COMPRAS

Los mejores Malbec del mundo, dice Parker

Por primera vez en la historia una autoridad de absoluto prestigio internacional indiscutido, evalúa los vinos tintos argentinos sin preconceptos ni precondiciones.

Hace algunas semanas, en una degustación organizada por Michel Rolland en Bordeaux, un grupo clave de bodegueros y enólogos franceses evaluó a ciegas las calidades comparativas de los mejores tintos del Pomerol y St.Emilion, cosecha 1989, y un Cavas de Weinert argentino, cosecha 1985.
Para sorpresa de todos, el Weinert obtuvo, en forma unánime, el mayor puntaje del grupo.

La estructura de cepajes en los tintos participantes era muy similar.
Los franceses tienen amplia (70%) base Merlot y corte (30%) de Cabernet-Sauvignon.
El argentino, porcentaje mayoritario de Malbec (ignoro cuanto) y cortes de Cabernet-Sauvignon y Merlot, todos oriundos de Lujan de Cuyo.
La presencia de Michel Rolland (considerado en este momento como el enólogo top de Francia) garantizaba la absoluta ecuanimidad de la prueba.
Intenso desconcierto, debido al nítido prejuicio que tienen los connaisseurs franceses contra los tintos (y blancos) elaborados por bodegas sudamericanas.
Los consideran, según Robert Parker, "cheap, diluted, insipid juices", el escabio de la vergüenza.

El propio Parker compartía hasta hace muy poco la misma ofuscación.
Es mas: la mantiene contra nuestros blancos de cepaje Charonnay, Sauvignon blanc y Semillón, que categoriza como deficitarios, "uninteresting".
Pero con los tintos cambio.
Estuvo probando los Weinert, un Malbec de Bianchi, el Caballero de la Cepa 1987 de Flichmann, el Cabernet 1980 y el Malbec 1978 de Nicolas Fazio,
el Cabernet (Colección Privada) de Navarro Correas, el Cabernet Trapiche madurado en roble, y los excepcionales assemblages salteños Arnaldo J. Etchart 1989 y 1990.
"Estos tintos son los mejores de Sudamérica" dice: "Los tinto de Weinert conforman una parte importante de mi bodega personal ".

Esto dicho por Parker significa mucho. Todo.
Este ex abogado de Filadelfia, ésca biólogo amateur desde joven, profesionalizo luego estas aptitudes, llegando a ser un number one entre los críticos internacionales.
Se puso lejos por encima de Hugh Johnson, Robert Joseph, Michael Broadbent y todos los Masters of Wines ingleses en su insoportable conjunto.
El comercio mundial de los vinos esta muy atento a sus opiniones.
Elogia un vino y este inmediatamente trepa en el rangking de las ventas y los precios.

Ahora acaba de dedicar íntegramente a los tintos argentinos su influyente columna (Parker Recomends) mensual incluida en la revista "Food & Wines" (Mayo 1994).
Los elogia incondicionalmente. "Estos tintos" dice, " a menudo alcanzan un sabor considerable y perfiles aromáticos muy complejos".
Los recomienda también como "bargains".
Son productos que, por su calidad, merecerían venderse a mucho mayor precio.
"Salvo algunos vinos de Weinert, es difícil encontrar (en los negocios de USA) tintos argentinos que cuesten mas de 12 dólares".
Termina esta frase con un signo de admiración muy significativo.
Importante, fundamental , para el posicionamiento de nuestros tintos en los mercados de exportación.

En especial los Malbec. "Argentina esta reconocida como el país productor de los Malbec mas refinados del mundo ", dice a propósito de un varietal de este cepaje vinificado por Nicolás Fazio en 1977 y 1978.
"Vinos complejos, completos, opulentos y delicados, con un gran appeal". Seductores.
"El Malbec 1978 de Fazio es interesante, si, de una sorprendente complejidad ". 

Su aprecio mas nítido es hacia los vinos elaborados por Raúl de la Mota para Bodegas Weinert.
Los ubica en el primer nivel del ranking argentino. "Son incuestionablemente los mejores de Sudamérica.
Poseen una intensidad, riqueza y equilibrio que solo puede conseguir una vinificación notable y una política de bajo rendimiento en las viñas ".

Esta última observación es decisiva para la imagen argentina como país vitícola.
Los franceses ( y sus fastidiosos portaestandartes Masters of Wines ingleses) siempre aludieron peyorativamente a la predilección de los vinateros argentinos por cosechar cantidad antes de calidad.
Se reconocía al país como cuarto productor de vinos en el mundo, pero de vinos pésimos, abominables.
Peores solo los argelinos.

Que imagen tuvimos siempre!
Salvo esfuerzos individuales desperdigados nadie hizo nada por estucar nuestra maltrecha imagen internacional.
Todos los recursos que para este fin alguna vez tuvo asignado el afligente Instituto Nacional de Vitivinicultura ¿ adonde fueron ?
Al abigeato, la ineficiencia y la chatura mental de sus funcionarios.
Que diferencia con Italia, con Chile, con Australia, con Nueva Zelanda.
Los vinos de Mendoza siempre anduvieron a los tumbos, dejados absolutamente de la mano de Dios.
" Estos vinos pertenecen a una categoría diferente a los restantes sudamericanos ", dice Parker.
" Give them a try ", dadles una oportunidad.

Después de Weinert, la bodega mas importante para el es Etchart de Salta.
" En función de la superlativa calidad de sus vinos tintos ".
Las cosechas 1989 y 1990 del notable assemblage Malbec-Cabernet-Merlot Arnaldo J. Etchart excitan su entusiasmo.
Elogia su perfecta madurez, bajo tenor ácido, adecuados taninos, admirable pureza, notable equilibrio, elegancia.
Un detalle que muchos ignoran: este Etchart fue vinificado por Michel Rolland.
Otro: todavía esta esperando ser comercializado.
En el mercado interno, esto es. Ni siquiera.